Artículos

La masonería frente a la PAZ

Escrito por el M:.M:. Ricardo  Martínez el 15 de noviembre de 1994

Ben:.Log:. Catatumbo 4-17

Ya en un trabajo anterior tuve la oportunidad de afirmar que este tipo de asociaciones filosófico-filantrópicas, para que subsistan en el futuro, se hace necesario que tengan mayor función y acción en la sociedad, vinculándose más directamente en el desarrollo económico, científico y social de los pueblos.

Han de salir de ese marasmo monótono a la que hemos sumido sus afiliados, dedicándonos solo a nuestros trabajos internos y olvidándonos de la función conductora y moralizadora hacia nuestra comunidad.

 

Siendo la paz una de las propuestas primordiales en que deben trabajan los pueblos en busca de su desarrollo y permanencia hacia el futuro, como lo plantea la ONU; la Francmasonería debe ser una de las asociaciones abanderadas en la consecución de dicho propósito.

 

El primer paso y fundamental es el cambio individual. Este se consigue mediante una vigilancia constante en nuestro comportamiento, para ir rechazando desde todo punto de vista actitudes y acciones violentas, ya sea en nuestros hogares, en el trabajo, en la calle etc.; así con éste pequeño grano de arena, se irán alcanzando logros mayores en pro de la PAZ. No podemos y es contradictorio a la vez, estar pidiendo PAZ por fuera si primero no la tenemos en nuestro interior, como norma de conducta fundamental.

Esta ha de ser una de las aristas primordiales para desvanecer en esa piedra bruta de nuestra personalidad, utilizando estas dos herramientas: la voluntad y la tolerancia.

 

La segunda forma como la masonería puede ayudar a la consecución de la PAZ es cumpliendo su labor educativa sobre la juventud, pues ellos serán los masones del mañana. Muchos de nuestros QQHH:. son docentes en colegios y universidades y casi todos tenemos hijos, se hace necesario educarlos con los más altos ideales de moral y de buenas costumbres, programando así desde ahora una sociedad futura en paz y armonía. Esto suena como una utopía, pues bien, sabemos que el mal siempre ha existido y existirá, además que en la escala humana unos están más avanzados que otros; pero no por ello debemos desfallecer, nuestra Augusta Institución nos insta a luchar permanentemente en pro de la libertad y del bien, idealizando una sociedad futura mejor.

 

El tercer aspecto importante es el de engrandecer y fortalecer nuestras columnas de las Log:. con individuos idóneos, de altas calidades personales e intelectuales y con unos deseos grandes de entregarse de lleno al progreso de la FRANCMASONERÍA, conformando así un poderoso ejército que lucha constantemente en búsqueda de los más altos ideales.

 

He aquí mis QQHH:. esta pequeña propuesta hacia la que debe mirar nuestro ojo crítico, pues el próximo milenio será caótico si no tomamos una actitud diferente y lineal desde este momento.